diciembre 24, 2006

Querido niño Jesús:
De escribir, como siempre, creo que es una de las pocas artes que domino con maestría. Pero en estos menesteres epistolares, la cosa se me hace más complicada, más aún cuando se trata de pedir cosas para el futuro.


Este año las cosas han sido más complicadas que de costumbre. Mis ánimos no han sido los mejores para las cosas que hay que hacer en la vida, pero pese a eso se han logrado sin mucho chistar. La maestría ha sido un desastre a nivel de resultados, pero considero que he aprendido lo suficiente como para poder ir enfrentado las cosas que poco a poco se me van a venir enfrentando en el futuro.


Con mi trabajo las cosas han ido mejorando, pese a que esta última etapa estuvo bien seria por los cambios que se han venido suscitando en los últimos meses. Estoy claro que la comunicación política es mi fuerte. De hecho, creo que lo fundamental es que estamos soportando muchas cosas y las ideas de mi cabeza están dando frutos en sectores que menos me lo imaginaba. Hay futuro. Eso es seguro.


Con ciudadunderground, nuestro bebé, creo que debo hacer el quíntuple de esfuerzo para que ella sea lo que deseamos Mafer y yo. Agradezco de sobremanera que me hayas dado la oportunidad de tener a Fernanda como mi socia, mas que como mi amiga. Creo que ella va a ser mi fuerte en años venideros.


Gracias por dejarme a Elida de nuevo en mi vida, asi sea por raticos. Ella es un buena augurio. Siempre tiene la buena estrella con ella.


Lo que viene a partir del año que viene va a ser un trabajo importante para los años venideros, y se que solo depende de mi y de la poca fe que me queda (algo que no ha cambiado mucho en los últimos años) para que las cosas se den.


Solo te pido que me des las fuerzas necesarias para continuar en la cruzada que estamos realizando, que me des la templanza para soportar los problemas que vienen y el poder para superar los obstáculos. Te pido salud y bienestar para mi Mafer, Elida, para Fernando y Ana, para mis hermanos y mis viejos, que en fin, es lo último que me queda.


Esto es un compromiso. El año que viene va a ser mejor, con estas cosas pequeñas que te estoy pidiendo. Se trata de creer un poquito más.


Y definitivamente… el futuro sólo se llama Ciudad Underground. Ese es mi norte y espero que me eches una mano.
Saludos a la familia.